España:De la protección del sistema financiero a la exclusión social

Bancos, cajas de ahorros, empresas, gobierno, familias… todos se han quedado sin financiación. Los mercados internacionales y el mercado interbancario, ha cerrado la financiación a las entidades españolas obligándolas a acudir únicamente a la financiación del Banco Central Europeo y, claro está, esta situación redunda en la financiación al tejido empresarial español y a las familias.

En este escenario, los vencimientos de deuda únicamente pueden enfrentarse con la ayuda del organismo supervisor europeo mientras la agencia de calificación S&P sitúa en 99.300 millones de euros las pérdidas del mercado crediticio durante al ejercicio 2010.

Los mercados financieros no confían en España y para las empresas la situación se torna muy compleja al encontrarse con las puertas de los mercados de capitales extranjeros cerrados.

La montaña rusa de España

Esta situación por la que atraviesa la economía española no obstante, era totalmente previsible. La economía que experimentó tasas de crecimiento superiores al 3% en los años de la Belle Epoque producto de la especulación con el mercado inmobiliario, durante los doce años previos a la explosión del a burbuja inmobiliaria, comprueba ahora como las débiles bases sobre las que se sustentaba, tanto el crecimiento como el “casi” pleno empleo alcanzado, se caen arrastrándose por efecto dominó y sitúan a España en el punto de mira de la siguiente intervención por parte de Europa.

La renta media en España pasó del 75% en 2003 al 95% en 20078 y el PIB experimentó –gracias a los créditos basura- un ascenso de 1,1 billones de euros en un contexto en el que la inmigración se transformaba en el 10% de la población del país y en la principal fuera laboral.

El sistema financiero, otrora orgulloso de cifras astronómicas de beneficios, se encuentra con que éstos, basados en las hipotecas y la especulación del suelo, suponen ahora el deterioro total de sus cuentas de resultados.

El endeudamiento del estado crece y se aleja de los criterios de convergencia establecidos para Maastricht poniendo en peligro a España que permitió esta situación para beneficiar al sistema financiero y las empresas del país.

La deuda pública no es el principal problema

Sin embargo, conviene tener presente que la deuda no es más que la consecuencia del problema. Un problema que no llega de la deuda pública sino de la deuda privada que supone un 170% del Producto Interior Bruto del país, obligando al estado a cancelar 65.000 millones de euros antes de que termine el ejercicio fiscal.

El futuro de España

Son cada vez más recurrentes los rumores de una intervención de España por parte de Europa, una intervención que ha sido rechazada por Europa, el gobierno español y el Fondo Monetario Internacional, y  lo cierto es que los mercados continúan informando que, tanto la Unión Europea como el Fondo Monetario internacional han sido partícipes de la creación de un fondo de 250.000 millones de euros que se destinarían al rescate de España.

El Mercado interbancario y el euribor

Adicionalmente, el mercado interbancario cerrado ha supuesto un ascenso el euribor –principal indicador de referencia de millones de hipotecas vigentes en España- esta situación irremediablemente, derivará en un encarecimiento de los créditos hipotecarios a partir del último trimestre del ejercicio, disparando los ratios de morosidad y afectando seriamente al damnificado sistema financiero español así como el deterioro progresivo de la sociedad española.

Las medidas gubernamentales

En un contexto macroeconómico como este, las medidas de austeridad implantadas por el gobierno español suponen, no sólo la primera vez en la historia de la democracia que se pierden derechos sociales, sino además un sustento de las arcas estatales, el colectivo de empresarios y la salvación del sistema financiero, en detrimento directo del poder adquisitivo de la sociedad y su calidad de vida.

La reforma laboral aprobada beneficia claramente a las empresas y supondrá nuevas alzas en la tasa de desempleo que, no se debe olvidar, es la más elevada de la Unión europea situándose en un 20% con cerca de 4,5 millones de personas desempleadas.

Se reducen las condiciones para el mantenimiento del sistema de protección pública y se abre el camino para el enriquecimiento del sistema financiero a través de los planes previsionales privados.

Con el añadido de la mayor presión fiscal y la eliminación del as partidas sociales, no cabe duda alguna que el sistema financiero y las empresas españolas, serán las grandes beneficiadas y podrán avanzar evitando la quiebra de la deuda española, eso sí… en detrimento de millones de ciudadanos que se enfrentan a una situación englobada en los márgenes de la exclusión social y la pérdida total de calidad de vida.

Conclusiones… España, la huelga y el futuro

Mientras todo esto sucede, los agentes sociales convocan una huelga general para el mes de septiembre con la que esperan hacer frente a las medidas acometidas por el gobierno español que, al más puro estilo del neoliberalismo acérrimo y basándose en los preceptos más clásicos del capitalismo, no tiene más remedio que seguir beneficiando a quienes realmente, mueven los hilos del dinero… un escenario en el que es impredecible el tiempo y el resultado final de éstas medidas y acciones.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>