Chile exporta su modelo al mundo, la desigualdad se impone

Celebración… si celebración por el Mundial de fútbol que hace olvidar que en Concepción aún los edificios derrumbados por la falta de escrúpulos de las inmobiliarias continúan en el suelo.  Celebración mientras sus propietarios lloran a sus familiares fallecidos bajo los escombros.

Celebración mientras que Chile, el país que es visto desde fuera como ejemplo de un orden social que deja a los estados exentos de eso… de las definiciones inherentes al término social, mantiene, promueve y se vanagloria de la desigualdad.

Una desigualdad vergonzosa que sitúa a Chile en el puesto de honor de los cuatro países menos justos del mundo por criterios de separación entre el clásico “ricos y pobres”.

Algunos datos…

Hace poco más de cinco años, en Chile, el 5% de la población con mayor poder adquisitivo lograba ingresos que superaban en 200 veces los obtenidos por el cinco por ciento más pobre.

Pero la desigualdad no es importante en Chile, la idiosincrasia chilena es propensa a la resiliencia extrema y, olvidando, anulando mejor dicho, cualquier atisbo de memoria histórica, se creen que viven en un país modelo que se desarrolla más cuantas más blackberry haya en el mercado.

Se disipan los terremotos con publicidad y faranduleo fanático que logran hacer olvidar los graves problemas que se viven en esta sociedad.

De nuevo el neoliberalismo

El Neoliberalismo impera en chile, el individualismo se instala y el afán de lucro establece los símbolos bajo los que se rige el “nuevo emprendedor” un ciudadano modelo que se convierte en el estandarte de los chilenos… los chilenos que piensan que el criterio preponderante es “sálvese quien pueda aquí triunfa el que más tiene”

La desigualdad reina en Chile, eso es una realidad. El sistema sanitario es distinto para los pobres que para los ricos, el acceso a la educación únicamente es posible si se está en disposición de destinar entre un 30% y un 50% de los ingresos mensuales a la educación de los niños. La construcción es distinta si se va a vivir en la parte más pudiente del país que si se es propietario de uno de los edificios que no cumplen la norma antisísmica y así un largo etcétera de desigualdades que se suceden en el país que permite, acepta e informa desde los medios de comunicación y sin pudor alguno, que existen viviendas que no cumplen ninguna normativa, denominadas “mediaguas” y destinadas a los… simplemente, pobres. Hasta el acceso a la alimentación está separado entre pobres y ricos en Chile.

Seis empresas controlan las AFP, en sistema de protección privado que impera en Chile en el que los pobres carecen de protección social llegados el momento de la jubilación o si requieren en algún momento algo tan simple y básico como atención sanitaria. El negocio farmacéutico está en manos de los más pudientes y dos televisiones controlan la prensa y los medios de comunicación.

Las empresas españolas que iniciaron la reconquista controlan los suministros básicos de telefonía, agua, electricidad, carreteras, etc.…

Chile exporta desigualdad al mundo

Y mientras todas esta situaciones se sucede y se considera demagogia con sólo hablar de ellas, la clase política tiene como objeto el control de la economía, la sociedad, la cultura, la información y cualquier ámbito imaginable en esta lucha por mantener a flote un Neoliberalismo fracasado que lejos de tener sus días contados a pesar de las múltiples muestras de deterioro que muestran en lugares como España, Grecia, Reino Unido y Europa en su conjunto, parece agruparse para volver a renacer como el Ave Fénix de sus cenizas y se plantea como una alternativa viable ante la debacle que supondría la pérdida del poder y ante los terribles efectos colaterales para los grandes capitales y los manejadores de los hilos del poder, que supondría terminar con la desigualdad e imponer al fin, un sistema justo y de reparto de recursos.

Conclusiones, un mundo mejor no es posible

Chile se transforma en el ejemplo de desarrollo para la Europa damnificada, se plantea la exportación del modelo chileno para las economías más damnificadas y con menos recursos y, todo llegará… todo quedará en manos de la sociedad que, definitivamente accederán a los servicios fundamentales, en función de la cantidad de ceros existentes en sus cuentas corrientes.

La desigualdad y el Neoliberalismo  chileno se impone al mundo… definitivamente, un mundo mejor, no parece posible. Eso si, siempre nos quedará el fútbol… pan y circo, desde los romanos, la historia no varía.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>