El G-20: El mayor acuerdo, el desacuerdo


No ha habido acuerdo en la reunión del G-20 de este fin de semana en Toronto- Canadá.

Los puntos a tratar

  1. La decisión sobre si adoptar la política implantada por EE.UU. –que llegó a la reunión con el triunfo de haber aprobado la mayor reforma financiera desde la Gran Depresión- consistente en mantener los estímulos para lograr la consolidación de la recuperación económica o las políticas europeas, consistentes en el mantenimiento e incremento, de las medidas de austeridad con objeto de reducir el endeudamiento.
  2. Decidir si se imponía un impuesto al sistema financiero global.
  3.  Consenso sobre la reducción del déficit público.

Como todos los años, la reunión del G-20 fue el punto de encuentro de los principales líderes mundiales que, de nuevo, se han mostrado como los principales actores en la saga de “como no llegar nunca a ningún acuerdo eficaz”.

Discusiones siempre en pos del sistema capitalista, el mantenimiento del poder de los grandes capitales y el favor constante a los acreedores.

Los acuerdos, como siempre inexistentes

¿Acuerdos?… ninguno, Europa sigue abogando por el ahogo de la sociedad con las medidas de ajuste mientras que EE.UU. aboga por el mantenimiento de los estímulos que le ha supuesto un –insuficiente para la estabilidad de los mercados- pero sostenido crecimiento por encima del 3% los últimos tres meses.

Y… donde si había acuerdo entre ambas economías, en la necesidad de imponer un impuesto al sistema financiero, el desacuerdo llegó de Latinoamérica y las encomias emergentes de Asia quienes se mostraron en desacuerdo de “castigar” a sus sistemas financieros, que no han sufrido crisis del crédito.

La cuestión recurrente en el G-20 es el acuerdo sobre la regularización del sistema financiera, un tema que –como de costumbre- ha quedado relegado para la próxima reunión del mes de noviembre.

El desacuerdo empeora la situación

Intentando coger aire se mantiene por lo tanto el sistema capitalista en su conjunto tras una reunión, una nueva cumbre, en la que el G-20 volvió a mostrarse incapaz y superficial a la hora de tomar decisiones.

Los bancos siguen con su poder habitual, Europa sigue bajo el mando de las políticas de austeridad y EE.UU. continúa su senda ascendente hacia la recuperación económica teniendo como únicos obstáculos el drama medio ambiental provocado por BP sobre el golfo de México y la elevada tasa de desempleo , mal endémico del planeta en su conjunto.

Conclusiones… G-20, sólo una foto del capitalismo

La reunión del G-20 ha traído nuevos descensos en los mercados, los inversores siguen mostrándose inseguros y el Euro continúa debilitándose frente al Dólar, aparentemente estrategia por aprovechar las exportaciones y el turismo más económico como una nueva política monetaria sin proyecciones y a corto plazo, mientras que las sociedades europeas se lanzan a las calles a protestar a través de la movilización –agotada y exhausta tras tres años de crisis- a fin de lograr terminar con políticas que luchan por mantener el poder aún a costa de entrar en un periodo de profunda regresión social.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>