Fracasa la operación inmobiliaria más grande de Estados Unidos

La operación inmobiliaria más importante de la historia de Estados Unidos fracasó. Las firmas Tishman Speyer (propietaria del rascacielos Chrysler y del Rockefeller Center de Nueva York) y BlackRock quienes en el año 2006 adquirieron los complejos residenciales Peter Cooper Village y Stuyvesant Town por 5.400 millones de dólares optaron por ceder las propiedades a sus acreedores para evitar caer en bancarrota. Esta operación fue realizada en una época de créditos baratos y bonanza económica pero el grave problema sobrevino cuando explotó la burbuja financiera e inmobiliaria. El pago de la deuda que fue contraída para financiar la operación fue imposible de afrontar y luego de largas negociaciones para reestructurar la misma no se llegó a ninguna solución y los dueños de las firmas optaron por ceder la propiedad a los acreedores.

Este complejo, que abarca una superficie de 32 hectáreas con 11.227 viviendas, está ubicado en la isla de Manhattan y fue construido en los años 40 con el fin de albergar a los veteranos de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces vivieron en él familias de clase media y baja pero las inmobiliarias tenían previsto reformarlos para construir viviendas destinadas a la clase acomodada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *